24.8.06

Aullidos


Título original: The howling (1981)
Director: Joe Dante
Reparto:
Dee Wallace Stone.........Karen White
Patrick Macnee.............Dr. Geroge Waggner
Christopher Stone........Bill Neill

Unos años antes de que unos bonitos peluches invadieran las carteleras en una aparente película navideña para toda la familia, alguien decidió hacer una película de hombres lobo. Ese alguien es Joe Dante, y esa película es Aullidos, uno de los ya grandes clásicos del cine de licántropos. ¿Y por qué? Pues porque parece ser que estaba de moda el revisitar grandes clásicos del terror, y grandes personajes como Drácula, Frankenstein o el hombre lobo estaban sufriendo unas adaptaciones más acordes con la época en la que vivíamos. Si en los años del cine en blanco y negro podíamos ver cómo un humano se escondía detrás de algo para hacer su transformación o cómo se fusionaban dos escenas en la que entre medias el actor se había puesto su atuendo, los años 80 ya daban para hacer unos efectos especiales más que decentes. Y vaya si lo hicieron.
Detrás del meollo estaban, como no, Rick Baker y Rob Bottin (sí, el de La Cosa), que se encargaron de crear con latex, pintura, tubitos y demás artilugios unas transformaciones de las que dejan huella. Tan es así, que la película estuvo nominada al Óscar al mejor maquillaje (según cuenta la leyenda), pero la estatuilla le fue arrebatada por otra película del mismo año, también de hombres lobos y cuyos efectos y maquillaje corrió a cargo de... ¡Rick Baker! La película, como todos supondreis, es Un hombre lobo americano en Londres.
¿Pero de qué trata Aullidos? Pues de una reportera de TV, interpretada por Dee Wallace, que tras hacer un reportaje bastante peligroso, decide irse a pasar una temporadita en un pueblecito de la costa (recomendado por su médico, el muy bribón). Allí irá con su marido (el real y el de fición a la vez), que tras ser atacado por un lobo en el bosque, empezará a hacer unas escapaditas nocturnas. Ell no tardará en descubrir que los habitantes de dicho pueblo, son algo más de lo que parece.


Me pongo chaleco peludo para impresionar

Tras una primera transformación decepcionante (está hecha de dibujos animados, en serio), llegan otras acojonantes. De esas que se tiran su tiempo recreándose en todo lo que daba de sí la imaginación de la época y en la que vemos hinchamientos de cara, alargamientos de dedos, uñas u orejas creciendo, hocico abultante (éstas siempre han sido mis favoritas)...

Como ya he dicho, detrás de todo está Joe Dante, un prolífico director con bastantes películas conocidas, aunque las que más sin duda sean Gremlins y su secuela, y otras como Exploradores, Piraña (la original, no el remake) o Pequeños guerreros. Su intervención en la primera temporada de Masters of Horror con la estupenda Homecoming le ha hecho tener un merecido hueco en la segunda temporada de la serie.

La protagonista es Dee Wallace, una de las scream queens y de la que ya hablé en Critters. Le acompaña en el reparto su marido, al que también pudimos ver junto a ella en Cujo.

La película fue un merecido éxito, tanto que se hicieron un sinfín de secuelas con una calidad inversamente proporcional al número que acompaña al título. En una de ellas ni siquiera se ven hombres lobo (salvo una garra, y pensar que me quedé hasta las 4 de la mañana sólo para verla). A pesar de que hace poco ha llegado a las carteleras españolas una película de igual nombre, os aseguro que no es un remake ni nada parecido, es sólo que tantos años de traducir los títulos como les da la gana, está pasando factura.

Os dejo con una de las transformaciones del film, la más conocida, sin duda.

23.8.06

La divertida noche de los zombis


Título original: Return of the living dead 2 (1988)
Director: Ken Wiederhorn
Reparto:
Michael Kenworthy...........Jesse
Thor Van Lingen................Billy
Marsha Dietlein..................Lucy

La secuela de El regreso de los muertos vivientes es una digna sucesora de una de las películas de zombies de culto, con permiso del señor Romero. En ésta nueva entrega encontramos más diversión que en la anterior. De hecho, el terror ha sido desplazado hasta casi desaparecer, dejando que el humor campe a sus anchas por el cementerio, con secuencias hilarantes y hasta aglo surrealistas.
De hecho, la película es una sucesión de gags con un hilo conductor, que en este caso es similar al de la primera entrega.
Un camión del ejército pierde uno de los famosos contenedores y cae en una tubería. Tres chicos lo encuentran y se pegan el susto de su vida al descubrir lo que hay dentro. Dos de ellos (los macarrillas del cole) deciden volver luego y abrirlo, y al hacerlo se libera un gas que cae encima del cementerio que casualmente siempre hay cerca de la tragedia en este tipo de películas (y que por otra parte es lógico). Además, en el cementerio hay dos ladrones de tumbas que buscan las joyas de los cadáveres y que son alcanzados por el gas, y que son interpretados por... ¡los mismos personajes que se tragan el gas en la primera parte! Punto a favor del director, pues poner a dos actores que mueren a repetir un mismo destino nos hace sonreir melancólicamente.


Mamá, mira lo que hago.

Los zombies resultan ser tan mortíferos como divertidos, y su hambre de cerebros no ha desaparecido, por lo que harán cualquier cosa por conseguir degustar alguno (cualquier cosa). Si antes eran prácticamente invencibles, ahora lo siguen siendo, aunque han descubierto una forma de derrotarlos sin causar tantas bajas ciudadanas o desastres materiales.

Del guionista y director, nada destacable en su carrera, salvo este film, al que supo sacarle partido sin querer desligarse de su predecesora, aunque para ello haya tenido que repetir algunos chistes o personajes, que lejos de verse como una vulgar copia, se ve más como un sentido y merecido homenaje. De hecho, y siguiendo con la coña, un buen homenaje hubiera sido dedicar la película a los personajes muertos en la primera parte.

De los personajes, destaca sobre todo el personaje del doctor Mandel, interpretado por el veterano Philip Bruns, con unas escenas delirantes y carcajeantes (cuando se encuentra con un amigo muerto o la del presidente de los EE.UU.). Podemos encontrar parodias al género, y creo que sabeis a qué me estoy refiriendo, porque no quiero contarlo para no joder la sorpresa a quien no la haya visto (aunque sólo por eso ya debería contarlo).

A partir de esta entrega, se perdió el humor en la saga, relegándolo a un plano nulo en favor del terror y la franquicia cayó en el olvido, con una serie de continuaciones que no merecen la pena ni ser vistas. Si algo destacaba en las dos primeras partes, es su buen sentido del humor mezclado con esos zombies tan estupendos. Snif.


22.8.06

Están vivos


Título original: They live (1988)
Director: John Carpenter
Reparto:
Roddy Piper..........Nada
Keith David............Frank
Meg Foster............Holly

A estas alturas, no creo que haya que presentar al maestro Carpenter. Decir que hoy por hoy es uno de los mejores directores de cine de terror y toda una leyenda viva del celuloide no sería hacerle justicia. De su extensa filmografía han salido películas de culto que han revenido en secuelas, remakes y cientos de cosas más, con o sin su sello y que, se quiera o no, se han sabido aprovechar para ganar algo de dinero. De entre ellas caben destacar hits como La noche de Halloween, La Cosa, La niebla, Golpe en la pequeña China, 1997: rescate en Nueva York o El príncipe de las tinieblas entre muchas otras. Quizás esta que tratamos ahora no sea de las más conocidas. Es más, seguro que mucha gente ni la ha visto, pero si se la cuentas a alguien, es muy posible que haya oído hablar de ella. O, al menos, sentirá una vaga impresión de que le suena.
Están vivos no te arrancará gritos de terror. Tampoco carcajadas. Pero lo que sí que te va a arrancar seguro será una hora y media de diversión. El argumento de la cinta se puede encajar perfectamente en lo que se denomina invasiones silenciosas. Es el siguiente:
Un hombre llega a una ciudad nueva para él, y cerca de la comuna donde tiene alojamiento, encuentra unas extrañas gafas, que al ponérselas descubre que la tierra está plagada de mensajes subliminales para mantener a los humanos controlados y que entre nosotros se esconden extraterrestres con la orden de que nada interfiera en dicho plan.

Yo sólo quiero que me devuelvan mi piel

Conspiración, romance, acción, tiros, explosiones... de todo hay en la cinta, para asegurarnos que no nos levantamos del asiento ni para ir al baño. La película contiene además, la que muchos han denominado como la mejor pelea jamás filmada. Yo no sé si será la mejor, pero larga es un rato. Manporros a mansalva y a diestro y siniestro. Y todo por tozudez, ni más ni menos. Y bueno, aparte tenemos la típica crítica consumista y de marketing con su subliminalidad que ya usó una conocida bebida que para no decir su nombre la llamaré Cola-Coca Coke.
El autor de todo, como ya he dicho, es el maestro Carpeneter, y como es de sobra conocido por todos nosotros me ahorraré dar más detalles para no aburrir al personal. En el reparto podemos encontrar a Roddy Piper. Así dicho seguro que no os suena a nadie. Pero imagináoslo con faldita escocesa, subido en un ring y pegando mamporros a otros como Hulk Hogan, los Sacamantecas o el Hombre del millón de dólares. ¿A que ahora sí? Otro conocido es Keith David, con una extensa carrera y que participó en otro gran film del director: La cosa.
Seguro que más de uno se lo había preguntado en alguna ocasión. Pues la respuesta a la preguna es que sí, y aquí está la prueba:

Y ahora, y sin más dilaciones, os dejo con el trailer. Si no habeis visto la película, quizás no quieras que te la jodá, así que pasa de ello y vete al videoclub más cercano.


18.8.06

¿Dónde te escondes, hermano?


Título original: Basket case (1982)
Director: Frank Henenlotter
Reparto:
Kevin Van Hentenryck..........Duane Bradley
Terri Susan Smith..................Sharon
Beverly Bonner.......................Casey

Pocas películas tan malas se han hecho un huequecillo entre las películas de culto del cine de terror. Ésta es una de ellas, comprensible en parte por su bajo presupuesto y que tuvo una bastante buena aceptación, lo que motivó a realizar un par de secuelas más de bastante menos calidad aún.
La película en si no es mala, sino que, como ya he dicho, el presupuesto fue realmente bajo. El mayor afectado por este problema fueron los FXs, hechos en una época en que aún faltaba una década para que se pudiera hacer algo decente con el ordenador y en el que la imaginación y el talento debían llevar casi todo el peso. Está claro que los autores de los FXs de esta película no son unos Rob Bottin o Rick Baker, pero aún así se podría haber conseguido algo mejor que lo que nos dieron: un stop motion patético que hace que te tronches de la risa en el sillón de tu casa. Quizás buscaban eso cuando lo hicieron, quién sabe, porque algunas partes del guión tienen su punto de humor negro bastante conseguido.


El cesto de las patatas se rebela.

Aparte de los malos FXs, ¿qué nos encontramos en el film?

Un hombre llega a Nueva York con una cesta con él. Dentro va su hermano siamés, al que los médicos separaron cuando ambos eran niños y al que, dando por muerto, lo tiraron al cubo de basura en un acto de humanidad. Como es de esperar, no estaba muerto, y su hermano lo recogió y ahora buscan a los médicos responsables para asesinarlos.

No es un guión de Óscar, pero sí es algo de lo que se puede sacar chicha. La película en sí está bastante bien filmada, con una ambientación muy lograda y escenas de canguelo bastante conseguidas. De hecho, una de esas escenas hizo que pasara una muy mala noche en una ocasión ( y sólo había visto esa escena). Sus pequeños toques de gore y de humor negro también están presente. No sé, puede que al fin y al cabo no sea tan mala película, quién sabe.

Del director poco se puede hablar. No ha hecho una gran trayectoria, y lo único conocido que tiene es este film y sus dos secuelas. Si la viste de pequeño y te gustó, quizás quieras hacerle un revisionado. Si no la has visto nunca, puede que ni merezca la pena que lo hagas. A no ser que quieras reirte un rato con algunas escenas.

16.8.06

El misterio de Salem´s Lot



Título original: Salem's Lot (1979)
Director: Tobe Hooper
Reparto:
David Soul.............Ben Mears
James Mason........Richard Straker
Bonnie Bedelia......Susan Norton

Hubo un tiempo en que Tobe Hooper hacía buenas películas. En serio. De esa época tan adorada surgieron films como La matanza de Texas, Poltergeist, Fuerza Vital o ésta. El Misterio de Salem's Lot surgió como proyecto para la televisión, que se hizo en varios capítulos y que posteriormente se pudo recuperar sin cortes en la edición de VHS o DVD (a la que, no sé por qué, le pusieron el título de Phantasma 2 y que me niego a usar para este post). Creo que a estas alturas todos conocemos esta película. Es más, seguro que hasta nuestros padres la conocen y que todos podríamos contar una anécdota de ella (yo tengo hasta 4). La mía es que siendo yo un ñapo, buscaba una noche una cinta para grabar no sé qué. El caso es que había una dentro del vídeo, y la puse para ver qué era. Pues lo que era es ni más ni menos que la escena en la que el niño vampiro entra por la ventana a por su hermano. Me quedé tan acojonado que me olvidé de grabar lo que fuera que tenía que grabar.
Y es que esta película da miedo, señores. Tiene algunas de las mejores escenas del cine de terror, excelentemente filmadas y acompañadas por una música correcta. Pero, ¿de qué va?
Un escritor llega al pueblo en el que se crió para escribir una novela de terror. Por esas fechas llega también un hombre para poner un negocio de antigüedades. En el pueblo se produce la desaparición de un niño, y a partir de entonces la gente empieza a morir para volver a la vida convertida en vampiro.


Aunque tenga esta cara, no soy tan tonto.

Como ya he dicho antes, el encargado de llevar a cabo este proyecto para televisión fue Tobe Hooper, director asiduo al terror que parecía prometer en sus principios y que a finales de los80 fue decayendo hasta llegar a un punto del que aún no se ha recuperado. Otros títulos interesantes de este director, aparte de los a mencionados son Invasores de Marte o Bolsa de cadáveres, un film de terror que recupera las típicas historias dirigidas cada una por un director diferente. Su carrera hoy día parece ir de mal en peor. Sus capítulos para la serie Masters of Horror son decepcionantes y su película Zombies, que prometía sacarle del atolladero, parece haber desaparecido sin dejar rastro.

En el reparto podemos encontrar a David Soul, el Hutch de Starsky y Hutch, o a James Mason, un veterano con una larga carrera a sus espaldas.

Del film televisivo se hizo una secuela titulada Regreso a Salem's Lot, con un argumento tan estúpido como que un padre y un hijo vuelven al pueblo y descubren que está lleno de vampiros que por la noche hacen una vida normal (hasta los niños vampiros van al colegio). Por si todavía hace falta que os lo diga, es estúpida, aburrida y pésima. También se hizo en 2004 una nueva adaptación, con Rob Lowe como protagonista.

Que yo sepa, existen dos versiones de la misma película, con algunas escenas diferentes y con un final también diferente (por lo menos hasta donde alcanza mi memoria). Yo tengo uno de ellos, y todavía tengo que conseguir el otro. Ya se verá.

Os dejo con aquella escena que hizo que me cagara en los pantalones.


14.8.06

Cromosoma 3


Título original: The Brood (1979)
Director: David Cronemberg
Reparto:
Oliver Reed.................Dr. Hal Raglan
Samantha Eggar.........Nola Carveth
Art Hindle....................Frank Carveth

Quizás nos encontramos ante una de las pelis de Cronemberg menos conocidas por el público, a pesar de haber tenido una buena acogida y haber cosechado su merecido éxito. Creo que Cromosoma 3 es el primer film de Cronemberg que vi (no entero, por supuesto) y me cagué de miedo. En serio.
Yo sólo pasaba por ahí, como diría alguien, y mis padres estaban viéndolas. Mi intención era irme a la cama, pero me quedé a ver un trozo, precisamente el correspondiente al ataque de uno de los niños al personaje de Art Hindle. Me quedé petrificado de horror, con la vista fija en el suelo y sólo escuchando lo que ocurría. Suerte que mi padre se fue a la cama y me dijo que me fuera con él. Yo temblaba y él creía que era de frío (ahora creo que sabía perfectamente lo que me pasaba). Pero era pánico.
A grandes rasgos, esto es de lo que trata el film. La ex-mujer del protagonista está teniendo una terapia nueva con un psiquiatra. Un día llega la hija de ambos con algunos golpes, y el hombre decide que no va a dejar a su esposa que se vuelva a acercar a su hija. A partir de ahí empiezan los asesinatos, cometidos por unos pequeños niños deformes que visten unas chaquetas con capucha (y que maldita sea la primera vez que los vi).


No te resistas, eres la Carol Anne perfecta.

Dejando de lado el que este film sea o no sea el más autobiográfico de los de su autor, sí que está claro que lleva su sello, sus inquietudes, sus reescrituras entre la mente y la carne, su demencia... Y es que algunas escenas son totalmente alucinantes, fruto de una mente propiamente oriental, como la de la madre dando a luz a una de las criaturas y arrancando el cordón umbilical de un mordisco para luego lamer la sangre. Revuelve el estómago, en serio.

Otras escenas son, valga la redundancia, brutalmente brutales. Esa escena con 2 de las criaturas en el colegio, cómo esconden a la niña para que no vea nada, cómo cogen los martillos de juguete, con es música que los acompaña, cómo se acercan a la maestra, cómo esta los mira (con repulsión, sí, y sin saber cómo actuar) mientras la música se corta y cómo empieza el brutal ataque a martillazos, delante de todos los otros niños, mientras gritan y corren despavoridos. Escalofriante,en serio.

Como he dicho, el responsable del film es David Cronemberg, responsable de películas de culto como son Scanners, Videodrome, La mosca (remake) o ExistenZ y de otras menos conocidas pero igualmente buenas como La Zona muerta, una de las mejores adaptaciones que se han hecho de la obra de Stephen King.

Sin ser quizás su mejor película, yo me quedo con ésta como una de mis favoritas, tal vez porque me dejó una huella en mi infancia que recordaré para toda la vida.


12.8.06

Critters


Título original: Critters (1988)
Director: Stephen Herek
Reparto:
Dee Wallace-Stone........Helen Brown
M. Emmet Walsh...........Harv
Bylly Green Bush.........Jay Brown

A estas alturas de la vida, creo que todos habremos visto la película Critters. Al menos todos los que crecimos por aquella época devorando toda la basura de serie B que nos llegaba a los videoclubs. Y digo basura en el tono más cariñoso posible, puesto que estas "basuras" de videoclub nos hacían disfrutar las más de las veces muchísimo más que las superproducciones de Hollywood. Se podría decir que Critters nació a la sombra de la deliciosa Gremlins, del realizador Joe Dante y que además derivó en otras producciones de serie B (o de serie Z) de un valor inferior y que nos dejó rarezas poco conocidas como Munchies o Ghoulies (aunque puede que esta última sólo fuera coincidencia, son del mismo año). EL caso es que era la época del cine de criaturitas con mala leche, donde se pudiera mezclar el horror con el humor y crear un producto medio familiar que pudiera atraer a todo tipo de gente a los cines. Pero había que innovar. No bastaba con crear unas criaturas graciosas. Se necesitaba algo más. Y Critters lo tiene.
Todo empieza cuando una nave espacial transporta a ocho critters (2 habían muerto) como prisioneros y como las criaturas más feroces que puedan existir en la galaxia (¿No os recuerda esto al comienzo de Lilo & Stitch, de la Disney?). Como suele ocurrir en este tipo de casos, los bichos escapan y aterrizan en la tierra, dispuestos a desencadenar un pre-apocalipsis. Por suerte (o por desgracia, vete a saber) dos cazarrecompensas sin escrúpulos, van tras su pista para poder detenerlos o exterminarlos, lo primero que ocurra.


Tu cara me suena, ¿nos conocemos?

Los cazarrecompensas, para más inri, son capaces de cambiar su aspecto por el de la persona que quieran y uno de ellos decide hacerlo por el de una famosa estrella del rock. Pinta cutre, ¿a que sí? Y probablemente lo sea, pero ahí está su encanto: criaturas con mucha leche, que por si fuera poco con capaces de enroscarse y rodar o de lanzar púas enormes que se clavan y te dejan como Ortega Cano en una boda; cazarrecompensas multiformes de los que uno de ellos es incapaz de elegir un rostro que le guste y se pasa todo el metraje cambiando de cara; una típica y tópica familia media americana con un hijo pequeño pirotécnico al que le encanta crear petardos caseros; tiros, explosiones, buenos efectos especiales, critters que se hacen gigantes al comer gallinas, humor, terror, tensión...y más.

El responsable de todo esto es Stephen Herek, debutante aquí y que haría otras películas conocidas como Los 3 mosqueteros, Rock star, 101 Dálmatas o Siete días y una vida entre otras, aunque quizás la más destacable y menos conocida (aparte de Critters, claro) sea la comedia No le digas a mamá que la canguro ha muerto. En el reparto podemos encontrar pocas caras conocidas, exceptuando, claro está, a Dee Wallace Stone, unas de las reinas del grito ya en su época baja, y que antes de ser La madre de E.T. para todo el mundo, actuó en otras películas de terror de renombre como Aullidos, Cujo o Las colinas tienen ojos, de Wes Craven.

De la película se pueden extraer grandes escenas de las que perduran y que nos harán esbozar una sonrisa (o soltar una carcajada, según sea tu sentido del humor), como la de uno de los critters poniéndose chulo con un E.T de juguete (rima fácil), otro de ellos en llama que rueda hasta el water para apagarse pero sobre todas ellas la de estos tíos no tienen armas, que no voy a contar, pero que si has visto la película, la recordarás a la perfección.

Debido al éxito cosechado, se hicieron hasta 3 secuelas, a cual peor: Critters 2 (de la que lo único que destaca es cuando el cazarrecompensas indeciso se transforma en playmate en una escena de desnudo gratuito y el hecho de que fue dirigida por Mick Garris), Critters 3 (película debut de Leonardo DiCaprio, donde demostraba lo mal actor que llegaría a ser) y Critters 4 (esta sucede en una nave espacial y creo recordar que bastantes años en el futuro. Además fue lanzada a vídeo directamente). En todas ellas, el único personaje fijo sería Charlie, el tontorrón del pueblo y ahora megaexperto en critters (sic).

Oh, y ya que hablaba en la película anterior de un final como a mí me gusta, en esta también hay final de esos, que además dejaba la puerta abierta para secuelas (Y que me recordaba a uno de una de las mejores historias que he leído de Alpha Flight).

Sólo como apunte: ¿sabeis lo difícil que es encontrar una maldita imagen o un trailer de la película? Probad y vereis. He conseguido algo de milagro. Poco es, pero menos da una piedra.


11.8.06

El terror llama a su puerta.


Título original: Night of the creeps (1986)
Director: Fred Dekker
Reparto:
Jason Lively........Chris Romero
Steve Marshall......J.C. Hooper
Kill Whitlow........Cinthia Cronemberg
Tom Atkins..........Detective Ray Cameron
Wally Taylor........Detective Landis
Bruce Solomon.......Sargento Raimi

Seguro que estais pensando (y si no, pensadlo), ¿por qué pone tanto reparto si en el resto de películas sólo pone 3 actores? No, no es porque sean famosos o superestrellas ni nada de eso. Fijaos en los apellidos. Exacto. Es la lista de los grandes directores de terror/ci-fi de la década. ¿Y por qué? Pues porque esta película es ni más ni menos que un homenaje a todos ellos, mezclando elementos de varias películas para obtener como resultado una divertidísima película.
Alguien dijo una vez que los zombies encajan con cualquier tipo de género. Y tenía razón. Esto es una historia de zombies, pero mezclada con babosas del espacio, juergas universitarias de las hermandades y aderezada con la historia de un policía al que no hace más que atormentarle un asesino en serie de su juventud.
Todo empieza cuando unos marcianitos deciden lanzar una cápsula al verse perseguidos. La capsulita en cuestión cae en la tierra, allá por los años 50 y dentro hay unas babosas que se introducen por la boca del infeliz que vio cómo caía y tuvo que investigar. Tres décadas más tardes, dos de los protas quieren ingresar en una hermandad (sí, sólo por una mujer) y su prueba de fuego es dejar un cadáver delante de la hermandad femenina (al estilo Porky's, ya sabeis). En el laboratorio descubren un cadáver congelado (exacto el de las babosas) y tienen la feliz idea de descongelarlo y bla, bla, bla, porque ni quiero destripar más, ni creo que haga falta contarlo.


Quizás, pero yo al menos conservo el pelo.

Por cierto, ¿he dicho que todo aquel al que se le introduce una babosa por la boca, se convierte en zombie? Pues a partir de ahí todo se desmadra: zombies, asesinatos, cabezas explotando, babosas por todos lados... ¿Se puede pedir algo más?

El responsable del film es Fred Dekker, también responsable del guión y que lo único más conocido que ha hecho para la gran pantalla fue la 3ª entrega de la saga RoboCop, encargándose también de la dirección y, junto a Frank Miller, del guión.

Del reparto destaca sobre todos, Tom Atkins, asiduo de algunos films de terror de la época y sobre todo de John Carpenter (podemos verlo en La niebla, Halloween 3 y 1997: Rescate en NY entre otras). Su papel de detective atormentado es estupendo, y le aporta a la película el toque de humor perfecto. Atentos sobre todo a la escena de Tengo buenas y malas noticias, que por suerte se puede ver en el trailer.

Y el final, tan típico de las películas de terror, y que en mi opinión es como deberían acabar todas. Ahhhhhh. Qué buen sabor de boca me dejó cuando la vi de canijo. Puede que a vosotros no os guste, pero os aseguro que yo me cogí un berrinche de campeonato cuando mi madre me tachó el VHS para grabar a saber qué cosa.

Hace poco nos llegó a los cines Slither, que aunque no la he visto, creo que es un remake encubierto de El terror llama a su puerta. Ya os diré cuando la vea, aunque no sé si lo haré porque me han dicho que es soporífera.


10.8.06

The Stuff:la sustancia maldita


Título original: The Stuff (1985)
Director: Larry Cohen
Reparto:
Michael Moriarty.........David 'Mo' Rutherford
Andrea Marcovicci........Nicole
Garret Morris...........'Chocolate Chip' Charlie W. Hobbs

¿Te lo estás comiendo... o te está comiendo a ti? Así reza el cartelito de la película, con lo que más o menos te puedes enterar de qué va antes de verla. Sí, podríamos decir que se trata de una especie de revisión de la película The Blob, aunque con un sabor de puta madre y algo más de comedia. Bueno, y sin Steve McQueen.
En este caso, la sustancia también llega del espacio y unos avispados mineros deciden que está muy bueno y que lo podían sacar al mercado. Lo que ellos no saben (bueno, luego lo descubrirán bien descubierto) es que todo aquel que lo come se convierte en un zombie (tampoco es un zombie devora carne de los que molan). Así empieza una invasión silenciosa a escala mundial, a la que los únicos decididos a hacerle frente son un ex-agente del F.B.I. y un niño cuya familia ha sucumbido a las delicias del nuevo postre, llamado, como no, Stuff.


Cariño, ¿recuerdas aquel granito del que te hablé?

Finalmente, y como toda buena película de invasiones de monstruos viscosos alienígenas, llamarán al ejército, que tratará de deterlo dándolo todo por su parte.

El encargado de dirigir esta joyita no es otro que Larry Cohen, responsable de Estoy vivo y de sus dos secuelas (¿Nadie le dijo ya basta?) y del divertidísimo capítulo Pick me up para Masters of horror. Más que la película en si, lo divertido son los mensajes entre líneas, contra el compulsivo consumismo, el marketing comercial y la manipulación del ciudadano medio.

Un fiml difícil de conseguir. Ni siquiera sé si en España se ha editado en DVD, aunque sé de buena tinta que en Calle 13 la han echado, y en los tiempos de Alucine en la 2 la echaban casi todos los meses. Quizás la puedas "comprar" por otros medios. Tan difícil y poco conocida es, que me ha costado encontrar trailer. C'est la vie.



9.8.06

Demons 2



Título original: Demoni 2 (1986)
Director: Lamberto Bava
Reparto:
David Edwin Knight..........George
Nancy Brilli................Hannah
Coralina Cataldi Tassoni....Sally

Estamos ante lo que se puede considerar una manual de "Cómo hacer una 2ª parte que no decaiga o que incluso pueda superar a la original", y es que Demons 2 no es la típica secuela que no engaña a nadie. Los reponsables sabían desde el principio lo necesario para que una secuela triunfe, ¿y qué es? Fácil: darle al público lo mismo que le dieron en la primera entrega, a saber, mismo director, mismos guionistas, mismo encargado de los FXs y situaciones similares para que nos arrebujemos en el sofá. Y es que la mayoría de los directores busca darle a los espectadores algo diferente, pero ¿alguna vez nos han preguntado a los espectadores si queremos algo diferente? Puede que en otro tipo de cine sirva, pero en el de terror, hecho para minorías, ¿es preciso innovar? Y es que si yo disfruto viendo una película gore con demonios haciendo de las suyas y dominado el mundo, ¿hace falta que cambie algo? Pues no. Y esto es lo que mola de Demons 2, que no cambia nada.
No me malinterpreteis. Cuando digo que nada cambia no me refiero a que hayan cogido el título original y le hayan puesto un 2 detrás. Vereis:
En un edifico ultramoderno de ésos, hay una fiesta de cumpleaños. La anfitriona se enfada y se mete en su cuarto a ver la tele, donde están echando un documental sobre cómo consiguieron encerrar a todos los demonios en campos de concentración y exterminarlos. Uno de los reporteros se corta en una mano, y mientras se hacen una foto al lado de un cadáver, la sangre cae en su boca y hace que resucite. Por supuesto, los mata a todos, y como no tiene bastante, escapa por la tele (sic) y agrede a la ñoña del cumpleaños (por cierto, el demon televisivo no vuelve a salir en toda la película). Ni qué decir tiene que su transformación en la fiesta es de antología, sembrando una matanza de toma pan y moja. Para más inri, la sangre de los demonios es algo así como la de los Aliens y se filtra hasta la toma de corriente general, con lo que se produce un apagón que deja a todo el edificio incomunicado y a todos encerrados dentro.
¿Veis? La misma situación: un grupo de gente encerrados en un lugar del que no tienen escapatoria y con una compañía que seguro que no desearían.


No, niño, esta año no hay aguinaldo.

Se repiten incluso situaciones o escenas de la entrega original. Esos demonios subiendo las escaleras del cine con los ojos iluminados y la luz desde atrás, pasa ahora a transcurrir por un pasillo, con unas luces fuera de sí y con una música que creo que la hace ser más terrorífica aún. Las escenas del niño quedándose encerrado fuera de casa (¿qué clase de padres dejan a un niño sólo con un montón de demonios en el edificio?) y siendo perseguido por un demonio, todavía me acojonan. Y más, pero no voy a contar todas, qué leches.

Por cierto, para los amantes de Asia Argento, decir que sale en el film, pero no os hagais muchas ilusiones, que es sólo una cría.

Un apunte que es más una duda que otra cosa. La escena de los macarras conduciendo, ¿qué narices pinta? No aporta absolutamente nada a la película, para toda la importancia que se le da.

En fin, misterios del cine italiando. Deciros que con esta entrega, se cierra la saga. Sí, sí, no hay más. A pesar de que exista Demons 3 y Demons 4, os pido que renegueis de ellas como lo hice yo. Sölo existen 2 entregas, ya está.

¿Lo digo? Venga, sí. ¿Qué sería de mi blog sin deciros que no sé a qué coño esperais para verla si no lo habeis hecho ya? Pues adelante.


8.8.06

Demons


Título original: Demoni
Director: Lamberto Bava (1985)
Reparto:
Urbano Barberini.........George
Natasha Hovey.............Cheryl
Karl Zinny......................Ken

De la mano de Lamberto Bava y de Darió Argento nos llegó en 1985 esta película italiana de cine gore. El argumento, nuevamente sencillo, es una revisión del clásico de los zombies, pero esa vez con demonios para darles mayor agresividad y como excusa para poder dotarlos de colmillos y uñas afiladas. Por cierto, la escena en que a una mujer le crecen los colmillos y las uñas es de lo mejorcito de la época y bastante escalofriante.
Una chica recibe en el metro un par de entradas para ver una película en un cine que acaban de inaugurar. Allí se encuentran con más gente que también ha recibido entradas. En el hall hay una moto con una máscara colgada y una mujer se la pone para hacer un poco el idiota y se hace un corte en la cara. Su chulo la regaña y entran. una vez dentro, descubren que en la película está pasando lo mismo y que el personaje que se corta, se conivierte en demonio. Creo que no hará falta decir nada más.
El film rebosa de violencia y salvajismo gratuito (la escena del ciego es muy fuerte), aderezado con un gore que a veces causa hasta malestar de estómago (y si no probar a verla comiendo natillas) y con una música heavy muy de moda en aquellos años.


Heeeere's Johnny!!

Como ya he dicho antes, los FXs son bastante buenos e impresionantes, a cargo de uno de los grandes de los efectos especiales spagueti. Algunos planos son geniales, de los cuales me quedo con la escena que reproduce la portada (y que me costó alguna que otra pesadilla a mis 6 añitos).

Dicen que Lamberto Bava no está a la altura de su padre (Mario Bava) en labores de dirección, pero sinceramente creo que hace una labor excelente, siempre teniendo en cuenta de que estamos hablando de una película de terror gore. También fue el encargado de dirigir su secuela (de la que también hablaremos algún día), muy a la altura de la original, aunque no así de la tercera y cuarta entregas (bodrios como hay pocos).

Si no la has visto, no sé a qué esperas para verla. Si la has visto, no sé a qué esperas para verla otra vez.



6.8.06

Refugio macabro


Título original: Asylum (1972)
Director: Roy Ward Baker
Reparto:
Peter Cushing...........Smith
Britt Ekland...............Lucy
Herbert Lom.............Byron

Allá por el año 86, mis abuelos se quedaron a pasar un fin de semana en nuestra casa. Por la noche vimos una película que alquiló mi abuelo. Se titulaba Refugio Macabro (aunque por alguna razón que yo aún desconozco la recordaba como La casa de los locos).
Nos encontramos ante la típica película de terror dividida en varias historias cortas, aunque con la salvedad de que éstas tienen un nexo de unión: un psiquiátrico. un doctor acude allí a una entrevista de trabajo para ocupar una vacantente. El doctor al que sustituye es ahora uno de los inquilinos del sanatorio, y la plaza será suya a cambio de realizar una entrevista con 4 pacientes y que trate de adivinar cuál de ellos es.
Las historias son espeluznantes y acojonan. Todas. Recuerdo el miedo que pasé especialmente con la del maniquí y la de los muñecos. Además, mi abuelo ayudó a eso, haciendo un comentario parecido a éste: Anda, esos son como los muñecos que le he comprado a Rafael. Ni qué decir que a mí no me hizo maldita la gracia y que tardé mucho en dormirme aquella noche.


Lo sentimos señora. Estos no hacen caca.

Las historias están perfectamente escritas, realizadas y encajadas entre sí. El encargado del guión no es otro que robert Blooch, escritor de la nocela Psicosis y que escribió entre otras cosas, numerosos capítulos de Alfred Hitchcock presenta, Star Trek y muchas otras series de terror tan de moda por la época.

¿Qué decir de la música? Pues que acojona también y que le viene como anillo al dedo a este escenario tan macabro y espeluznante.

Con la llegada de internet a mi casa, casi me vuelvo como uno de sus habitantes tratando de encontrar la película, pero fui incapaz de ello. Menos mal que gracias al colega Travis, al que proporcioné el argumento, me echó un cable, ya que es una de sus películas de terror favoritas. Desde aquí, darte las gracias. ;)

Sé que siempre lo digo. Sé que soy un plasta, pero me da igual: si no has visto esta película, estás tardando. Puede que no te guste. Puede que no te dé miedo. Hasta puede que te parezca ridícula e irrisoria. Pero si eres uno de los que creció con este tipo de película, creo que no saldrás decepcionado. Adelante.

Ah, y siento no colgar trailer de la película, pero he sido incapaz de encontrar uno.

5.8.06

Aquella casa al lado del cementerio.


Título original: Quella villa accanto al cimitero (1981)
Director: Lucio Fulci
Reparto:
Catriona MacColl..........Lucy Boyle
Paolo Malco...................Dr. Norman Boyle
Ana Pieroni...................Ann

Cuando tenía unos 5 ó 6 años, mi primo me contó una película sobre una familia que se muda a una casa junto a un cementerio. Me encantó, así que le pedía que me la contase una y otra vez. un día se cansó y me dijo "No te la cuento más", así que yo me dije "Pues me la cuento yo". Y eso hice: me senté en el suelo y empecé a contármela en voz alta.
¿Y qué tiene esta película para que yo la pidiese una y otra vez? Para empezar que es de Lucio Fulci. A muchos no les dirá nada de nada, pero Fulci es uno de los grandes en el cine de zombies y de terror en general, conocido sobre todo por su película La ciudad de los muertos vivientes.
Cuando por fin tuve ocasión de verla, creo que quedé impactado. La violencia propia de Fulci queda patente en todo el metraje, con un realismo asombroso y con una crueldad que más quisiera para él Sadam Hussein.


Por fin puedo tumbarme a descansar.


El argumento es algo así como que una familia se muda a una casa en la que habita un maníaco asesino que necesita carne humana para rejuvenecer sus células. Todo esto no es más que una excusa barata para mostrarnos un festín de sangre, entrañas, higadillos, menudillos, mutilaciones y decapitaciones. Y si te gusta el gore créeme que la vas a disfrutar.
Poco más que decir de esta película que me marcó en mis años de prepúber, salvo que si no la has visto y te gusta el cine de terror de aquella época, hazte con ella. Aunque sea por matar el gusanillo.
Y por cierto, el trailer tienen un montón de SPOILERS, así que si no quieres que te destripen la película como a uno de sus protagonistas, no lo veas.


El Regreso de los muertos vivientes.



Título original: Return of the living dead (1985)
Director: Dan o'Bannon.
Reparto:
Clu Gulager.......Burt Wilson
James Karen.......Frank
Don Calfa.........Ernie Kaltenbrunner

Dan O'Bannon, conocido como uno de los grandes guionistas de la ciencia ficción y que nos trajo auténticas perlas cinematográficas como Alien, Heavy Metal, Muertos y enterrados, El Trueno Azul, Fuerza Vital, Desafío Total o Asesinos cibernéticos, se metió en la dirección de su primer film abordando un tema poco frecuente en él: los zombies. Y no lo hizo como quien pasa el rato, sino que estableció, y sin que muchos lo sepan aún, algunas de las características de los zombies modernos.
¿De dónde sale que los zombies coman cerebros? De aquí, por supuesto. Y es que antes de esta película no eran tan exquisitos y devoraban hasta el tuétano de los huesos. Aquí buscan algo más y es que, según ellos mismos explican, les duele estar muertos y los cerebros les calman el dolor.
Parece terrorífico, ¿verdad? Pues El Regreso de los muertos vivientes es algo más que terror. También hay humor. Mucho humor.
¿Cómo si no le llamas a que los zombies usen las radios de la policía o de los ATS para pedir refuerzos y tener más alimento? Pues lo que yo decía: humor.


Disculpe, ¿sería tan amable de dejar que me coma su cerebro?

Y es que nos encontramos ante una película en la que el terror y el humor están muy bien entremezclados, pasando de una escena de terror a una de humor como el que se camia de calcetines. Y si no que se lo pregunten a la pobre Tina, que pasa de estar como Jamie Lee Curtis cobrando 5 pavos la hora a ver cómo su amigo Suicida sirve de banquete al zombie de la foto (vale, esto último así contado no parece gracioso, pero es que yo no lo sé contar).

Además, O'Bannon no se olvida de los zombies del maestro Romero, y hace su película como una secuela no oficial de La noche de los muertos vivientes, explicando que lo que se cuenta aquí no es más que una adaptación de unos hechos reales. Es así como empieza el film, con unos tanques en los que se tienen guardados algunos de aquellos cadáveres y que el ejército extravió. Por desgracia, unos gases se liberan de uno de los tanques y van a parar a un triángulo de muerte formado por un almacén de suministros médicos (con sus consiguientes cadáveres congelados o disecados), una funeraria y un cementerio como punta.

Lejos de toda crítica que podíamos encontrar en los films de Romero, O'Bannon sólo busca hacernos pasar un buen rato echándonos unas risas o encogiéndonos en el sofá de nuestra casa. Y vaya si lo consigue.



4.8.06

Noche de miedo




Título original: Fright night (1985)
Director: Tom Holland
Reparto:
Chris Sarandon............Jerry Dandrige
William Ragsdale.........Charley Brewster
Amanda Bearse...........Amy Peterson
Roddy McDowall.........Peter Vincent

Noche de miedo es una película que surgió allá por los 80, a mediados para ser exactos. La gracia del asunto, es que si preguntas a la gente, la mayoría te dirá que no la ha visto. Y es que la película no tiene nada destacable, a pesar de ser una película bastante conocida.
El argumento no tiene nada del otro mundo: un joven de un típico barrio americano descubre un día que su nuevo vecino es un vampiro. Tratando de convencer a un presentador de un programa de películas de terror (titulado Fright night, por cierto) al que cree un experto, tratará de acabar con la vida del vampiro antes de que él acabe con la suya. Y por cierto, el nombre del presentador, Peter Vincent, es un merecido homenaje a dos grandes del cine de terror, a saber: Peter Cushing y Vincent Price.
Tom Holland, respondable de otras cintas de más o menos éxito como Muñeco diabólico, Maleficio o Stephen King's Langoliers debutó con esta cinta en la que ponía en la brecha de nuevo a los vampiros, algo de capa caída desde los tiempos de la Hammer.
EL film en sí no es exclusivamente de terror, sino que mezcla también algo de humor, tal vez para aliviar algo la tensión y, eso sí, en pequeñas dosis, no como ese bodrio de continuación que fue Noche de miedo 2.
Y a pesar de ser una película que no ha visto casi nadie, ¿qué es lo que la hace tan conocida entre la gente de mi generación? pues la respuesta estaba justo al principio del todo. Exacto, el poster. Seguro que la mayoría de nosotros recordamos haber acompañado a alguien al videoclub del barrio y habernos encontrado con ese cartel, con una especie de neblina sobre la casa formando la silueta de un vampiro de enorme boca y afilados dientes. Más de uno nos quisimos resguardar en las faldas de nuestra madre. Y es que es casi lo mejor del film, aunque si no lo has visto, no pierdas la oportunidad de echarle un vistazo.

Dame un besito, chato.