31.10.06

Halloween 5: La venganza de Michael Myers


Título original: Halloween 5 (1989)
Director: Dominique Othenin-Girard
Intérpretes:
Donald Pleasence....................Dr. Sam Loomis
Danielle Harris........................Jamie Lloyd
Ellie Cornell..............................Rachel Carruthers

5ª entrega de una de las sagas más desaprovechadas de la historia de los maníacos asesinos. Atentos al argumento, que tiene su miga: Michael, como no, ha sobrevivido a su acribillamiento de la anterior película, y sigue buscando a su sobrina, que ahora está en shock por su encuentro con su tío y ni habla ni na', pero que ha desarrollado un vínculo mental con el tito y sabe que va a por ella. Así, sin más. Michael se convierte definitivamente en un mutante, un X-Men, porque cada parte que nos llega a las pantallas desarrolla un nuevo poder para él: superfuerza, antibalas, ignífugo y con poderes mentales. Dentro de poco lo veremos volando, y si no, tiempo al tiempo.



Déjame que te peine las entradas.

El tal Dominique, responsable de la dirección, debe ser alemán o algo así, a juzgar por su filmografía. Por su culpa nos llegó esa Profecía 4, que fue directamente a vídeo, claro está. Si me pongo tonto, hasta te digo que lo mejor que ha hecho es dirigir un capítulo de Red Shoes diaries, aquella serie erótico-festiva con David Duchovny como protagonista. Repiten los 3 protas principales, continuando cada uno con su calvario personal. Atención, y creo que es en esta parte, a la parte de la comisaría, digna del mejor Rambo y estúpida como ella sola.

Y nada más que decir, porque es que ni merece la pena.



29.10.06

Halloween 6: La maldición de Michael Myers



Título original: Halloween: The curse of Michael Myers (1995)
Director: Joe Chapelle
Intérpretes:
Donald Plesance....................Dr. Sam Loomis
Paul Rudd..............................Tommy Doyle
Marianne Hagan...................Kara Strode

Y otra más para el buzón. 6 años después de la última entrega, nos llegó ésta, llamada la maldición en un intento de justificar el por qué Michael era tan bribón y la tenía jurada con su familia (una especie de posesión, o algo así creo recordar). La acción también transcurre 6 años después en la historia, cuando Michael y su sobrina habían desaparecido. En Haddonfield (deben pensar que son gafes los pobres) habían dejado de celebrar la noche de halloween debido a las masacres de los años anteriores, pero a petición de los chavales, deciden celebrarla ese año. Pero claro, Miguel aparece y decide montar la de Dios en Cristo, arremetiendo también contra la familia Strode que encima están de okupas en su casa. Habrase visto semejante descaro. Y para colmo hay por ahí un grupo de druídas que van de protectores de Myers.
Vuelve Tommy Doyle, el niñito mariquita del primer Halloween, casi como para que digas "Mira,es Tommy. Yo me acuerdo de ese niño" y así fardes delante de los que no han visto ni una sola entrega.

Por dentro me estoy riendo.


El director es Joe Chapelle, famoso porque no le conoce nadie y por haber dirigido ese bodrio que fue Phantoms. Además, es el director no incluido en los créditos de Hellraiser 4. Con este repertorio ya se puede imaginar uno qué clase de película es la que se va a econtrar.
Donald Plesance repite como el Dr. Loomis, tan obsesionado por Michael como al Pacino por Robert DeNiro en Heat, sólo que aquí no toman un café juntos.

Del resto no merece la pena comentar nada. Bueno, decir que la actriz que hace de sobrina de Michael está bastante rica.
Vendo máscara de Michael Myers por extraño olor en el pelo. Barata, Casi sin usar. Llamar por las noches. Preguntar por Miguel. Ref. 523466-F. 1-800-555-3578


Halloween H20



Título original: Halloween H20 (1998)
Director: Steve Miner.
Intérpretes:
Jamie Lee Curtis............Laurie Strode/Keri Tate
Josh Hartnett...............John Tate
Adam Arkin..................Will Brennan

20 años después del estreno de La noche de Halloween, un avispado director intentó sacar tajada de ello. No conformándose con sacar una edición especial en DVD con extras y toda la demás parafernalia decidió hacer una nueva secuela de la saga, agotada ya desde la 3ª entrega (y saltándose la 2ª). Como fórmula, nada más fácil y estúpido que plagiar prácticamente la totalidad de la primera película, tales como sustos, diálogos, escenas... Y es que se habrán pensado que somos tontos. Porque lo están pensando, ojo. Y si no, recordad esa escena en que alguien ve una sombra con pelos alborotados, dispara y luego resulta que ha disparado a un negro calvo. ¿Lo han sacado de un episodio de los Simpson? Pues sí, el de la novia de Otto.
Pero es que han pasado 20 años, y los tiempos no son como antes. Sólo hay que ver a Jamie Lee, cómo pasa de ser una niñera mojigata, empollona y que le da miedo salir con chicos a ser la reencarnación de la teniente Ripley.

¡Coño, qué espejo tan raro!

El responsable de este sinsentido de película es Steve Miner, que al hacer dos películas medianamente aceptables como son Viernes 13 2 y Viernes 13 3 ya piensa que domina el género de terror, y preparaos, porque es el director del remake de El día de los muertos, que ya se acerca a nuestras pantallas.
Jamie Lee, ya habiual del género se hizo famosa en su debut en el primer halloween. Después de sacarle tropecientos familiares a Michael, que no le enviarían postal por Navidad porque se los quería cargar a todos, decidieron devolverla a la saga, a ver si así recobraba algo del lustre perdido. Pero ni por ésas.
También tenemos a Josh Harnett, ese chico que creció sin saber lo que era tener un peine en el cajón del cuarto de baño. Vamos, que era la estrella de moda y lo metieron con calzador.
Dios, y el destrozo que hicieron con la música, de la que no se distinguen casi los acordes. ¿Es que no han hecho nada bien en esta película? Al principio pensaba que sí, que la escena de su muerte ya era para no resucitarlo más y dejar al pobre Michael que descanse en paz de tanta secuela bodrio. Pero vamos, ya sabemos todos que no fue así.
Visiónala luego dime si no estás de acuerdo conmigo. Si lo estás, bien. Si no, vale.


26.10.06

Halloween: Resurrección


Título original: Halloween: Resurrection (2002)
Director: Rick Rosenthal
Intérpretes:
Jamie Lee Curtis..................Laurie Strode
Brad Loree............................Michael Myers
Busta Rhymes......................Freddie Harris

Octava y hasta la fecha la última entrega de la saga Halloween y, por regla general, la peor de todas. Tratando de introducir una novedad en la serie y aprovechando chorradas de programas que proliferan más que las setas del tipo Gran hermano, los guionistas deciden introducir a un grupo de adolescentes que entre todos sumen un cerebro en la casa de los Myers, ataviados con camaritas para hacer un show de máxima audiencia aderezado con acojones varios(esto último con ayuda de los productores y sin que los involucrados lo sepan). Pero claro, a Michael no le hace gracia que unos okupas se metan en su casa y reaparece allí tras una escapada de la muerte digna de Houdini (y que además no se la creen ni los guionistas) para sembrar un poco el caos y regar los suelos con sangre.


Coño, voy a matar a una tetona.

Dirigida por Rick Rosenthal, que ya se hizo cargo de la 2ª entrega de la saga y que lo único que ha hecho en su vida es dirigir un capítulo de una serie por aquí, un capítulo de otra serie por allá. De los intérpretes, aparte de la ya habitual Jamie Lee Curtis, casi todo el reparto es un grupo de gente de color (no pueden faltar ya en las teen movies de terror) con caras de malo de las que a lo mejor a alguien le suena el nombre de Tyra Banks, esa modelo que se cree actriz por haber salido en El príncipe de Bel Air.

Si teneis una tarde aburrida y os la han prestado o la pasan por la tele, pues puedes echarle un vistazo, aunque sea para ver cómo masacran a un grupo de inútiles. Si no, no pagues un duro.



24.10.06

La muerte viaja en vídeo


Título original:
The video dead (1987)
Director: Robert Scott
Intérpretes:
Roxanna Augesen...................Zoe Blair
Rocky Duvall...........................Jeff Blair
Sam David McClellan.............Joshua Daniels

Aparte de la excelente serie B que nos dejó unos títulos excelentes sin demasiado presupuesto, existió otro tipo de cine denominado serie Z, con un presupuesto aún menor y que por lo general solía dejar unos títulos muy cutres que pasaban directamente a coger polvo en las estanterías de los videoclubs. Ésta es una de esas cintas y es que está plagada de absurdeces y sinsentidos de principio a fin, empezando por el propio título. ¿Video? Aún estoy esperando a ver uno.
Sigo sin saber decidirme por si la película se mueve en una pretendida comedia o en un patetismo casual. La idea en si no es mala, pero el guión está elaborado a la buena de Dios y apostaría a que fue escrito en una noche. Sólo por comentar algunas patochadads, hablaré de esa figura que se acerca a la casa y de la que sólo se nos enfoca de rodillas para abajo, que arrastra un pie como si hubiera pisado una mierda y que cuando llega dentro descubrimos que es el hermano de la prota y que no sabemos por qué cojones andaba así, pero no lo vuelve a hacer en el resto del metraje. Una de las víctimas, ahogada por un zombie, araña una pared, dejando chorretones de sangre como si le hubieran cortado los dedos. Se conoce que la película la rodaron de noche y debían no sobrepasar unos decibelios establecidos, porque ni Dios grita, aunque se tope de bruces y de repente con uno de los zombies. Y en la única escena en que uno grita, se nota que es su volumen normal ampliado.
El argumento es sencillo y desaprovechado: un hombre recibe un día por error un paquete que contiene una televisión. Por la noche, la tele se enciende sola y se ve una peli de zombies. A pesar de apagarla y de, más tarde, desenchufarla, la tele se sigue poniendo sola, hasta que al final los zombies se escapan por la pantalla (sic) y matan al dueño. Unos meses después, unos hermanos se mudan a esa casa y el resto es de todos previsible.


¿Puedo salir ya?

Si os digo Robert Scott, seguramente me direis ¿quién? Exacto ¿quién? Y es que aparte de esta película, sólo dirigió otra titulada Ratdog, de la que ni siquiera IMDB sabe nada. De los intérpretes qué decir que tres cuartos de lo mismo, y que entre los 3 principales han sumado un total de una película.
La idea de los zombies saliendo de la tele no es mala en sí, pero si te metes con un guión mediocre, unas interpretaciones patéticas, unos zombies irrisorios y además con un maquillaje de pena (os juro que a algunos se le ve el color de su piel bajo la careta) nos encontramos con que casi estamos por dejar de ver la película y hacer un petit point para nuestra abuela. Además, el señor Scott trata (sin éxito, por supuesto) de crear una especie de mitología alrededor de los zombies, al igual que un vampiro no soporta el ajo o las cruces y un hombre lobo muere con la plata. Aquí, nos intenta hacer creer que unas campanillas de cobre se moveran y tocarán solas cuando hay un zombie cerca. O que para matarlos sólo hay que hacerlos creer que están muertos o encerrarlos en algún sitio de donde no puedan escapar hasta que se vuelvan locos y se devoren ellos mismos (sic). ¡Ah!, y por supuesto, que con un espejo te puedes proteger de ellos, ya que si se ven, se avergüenzan de lo que son y huyen, amén de que si no les demuestras miedo, no te hacen nada (sic y resic). Pero el señor Scott no sabe o no sabía que la sombra del maestro Romero es alargada, y que todo lo que concierne a zombies debe pasar por su colador para que resulte apetecible.
Lo más destacable, sin duda alguna, es el final. El típico de toda buena película de la época donde el terror nunca acaba y vuelve incluso a por el que pensábamos que estaba a salvo.
No he encontrado vídeo o trailer alguno para mostrar, pero no sé si lo hubiera puesto de haberlo encontrado. Puedes ver la película si sientes curiosidad, pero recuerda que te lo he advertido.

21.10.06

El ascensor.


Título original: De lift (1983)
Director: Dick Maas
Intérpretes:
Huub Stapel................................Felix Adelaar
Willeke van Ammellrooy..........Mieke de Beer
Josine van Dalsum....................Saskia Adelaar

Desde Holanda nos llega esta película difícil de encontrar hoy en día por cualquier caucey bastante desconocida, pero prácticamente disponible en todos los videoclubs a mediados de los años 80 y que probablemente nuestros padres hayan visto. Y es que la película tiene poco de sobrenatural, pero conozco a más de uno que estuvo una temporada haciendo ejercicio después de verla. Y es que no es para menos. Pocas películas son capaces de conseguir lo que esta consigue. Es decir: tú ves una película de miedo, disfrutas, te acojonas, se acaba, te vas a la cama y al día siguiente sigues con tu vida normal. Pero ves Tiburón o Piraña y te lo piensas dos veces antes de bañarte. Y ves El ascensor y te da por estar un par de semanitas subiendo a casa a patita.
¿De qué va la peli? Pues de un ascensor en un edificio que le da por funcionar mal. Y si lo que hiciera fuese que no funciona o que las puertas se cierran y se abren, pues de ahí no pasaría la cosa, pero si al cerrarse les da por pillar a alguien entre medias hasta aplastarlo o mutilar a gente, pues mosquea, oye. Y alguien tiene que arreglarlo, pero nadie es capaz de ver qué narices le pasa, porque todo está correctamente y aún así no le da la gana portarse bien. El secreto no reside en el mecanismo, sino más bien por encima. Bueno, mejor no digo nada para no destripar el final a quien no la haya visto.
El director es Dick Maas, que aparte de esto no hizo nada conocido salvo quizás dirigir algo de El joven Indiana Jones. De los actores ya ni os cuento, porque, yo al menos, no estoy nada puesto en el cine holandés ni sus intérpretes.
En 2001, el mismo Dick Maas se encargó de hacer una especie de remake de la película, titulada Down y protagonizada por la bella Naomi watts y la bestia Ron Perlman.

¡Por las escaleras! ¡Por las escaleras! ¡Por amor de Dios, sube por las escaleras!

Y aquí el trailer, cedido por el colega Rucilam

17.10.06

Tu madre se ha comido a mi perro


Título original: Braindead (1992)
Director: Peter Jackson
Intérpretes:
Timothy Balme.............Lionel Cosgrove
Diana Peñalver..............Paquita María Sánchez
ELizabeth Moody..........Vera Cosgrove

Sé que este film no es ochentero, sino de principios de los noventa, pero, algo seco de ideas, decidí aceptar peticiones y me pidieron ésta, que por otra parte rezuma del mejor cine de terror de la década anterior.
Muchos antes de que Peter Jackson se hiciera famoso por llevarse tropecientos óscar por contar las historias de una panda de seres dispares y a cuál más ridículo, se estrenó una película en las salas españolas donde podíamos ver higadillos y sangre a mansalva. Los amantes del género no tardaron en encumbrarla como la obra maestra del cine gore (y no es para menos). Pero a pesar de todo, Braindead es mucho más que simples docenas de litros de sangre abandonando cada agujero del cuerpo. Sí, es mucho más, y es que es una de las producciones independientes de terror más divertidas de las últimas décadas. El que escribe estas palabras no duda a la hora de calificarla como la Luces de Bohemia del cine. Cada personaje aparecido en pantalla es más esperpéntico que el anterior, dejando en pantalla la purria y la bazofia de la sociedad, que para goce y disfrute del personal, pasarán a ser zombies. Sí, zombies. Y es que de eso trata la película:
Un científico viaja a la isla de Sumatra para conseguir un raro especimen de mono rata. Lo cosigue, claro está, pero no sin pagar un alto precio. El mono acaba llegando al zoo de Nueva Zelanda, donde Lionel pasea con su novia para librarse un poco de su pesada madre, sin sospechar que ésta los está siguiendo. En un resbalón, la madre es mordida por el mono, contagiándola una enfermedad que hará que se convierta en zombie y zombie también será todo aquel que sea matado por la señora.


Tranquila, esto se lo hace Sara Montiel.


El director de todo este desfile de bestialidades es Peter Jackson, al que antes sólo conocíamos unos cuantos por perlitas cinematográficas como Mal Gusto, El increíble mundo de los Feebles o Agárrame esos fantasmas, y que ahora no tiene ningún problema a la hora de conseguir dinero para sus films.
Entre el reparto, ninguna cara conocida, salvo quizás para algunos la de Diana Peñalver, españolita que quedó en la película a pesar de que nuestro país decidiera salirse de la producción (memos somos, sí).
Los amantes del gore y del buen FX antiguo (sin nada de ordenador ni narices) disfrutarán de las mutilaciones, reventones, desgarrones, cortes, golpes, etc... La película ganó un premio a los mejores efectos especiales, y después de verla, uno comprende por qué. El presupuesto fue escaso, y estoy casi convencido de que el 90% fue destinado a la sangre. Sólo en la escena de la cortadora de cesped se gastaron más de mil litros. Y al final creo que les sobró y todo, porque en la escena final salen otros cientos de litros más.
A estas alturas de la vida, creo que ya la habrás visto, pero si eres de los pocos que no lo ha hecho y decide quedar un sábado por la noche con los colegas para verla, sólo os daré un consejo: no encargueis pizza. Avisados quedais.