5.9.06

Creepshow


Título original: Creepshow (1982)
Director: George A. Romero
Reparto: Varios

Sihoy en día le preguntas a alguien por George Romero, seguramente te podría contestar dos cosas: la primera de ellas sería ¿De qué coño me hablas?; la segunda sería La noche de los muertos vivientes. Y sí, aunque nuestro director se hizo célebre gracias a la archiconocida trilogía (bueno, ahora cuatrilogía) del zombie, también hizo otros trabajos aparte dignos de mención. Y éste es uno de ellos.
Quizás nos encontremos ante la película de terror más entrañable de la historia, y esto es por varios motivos. El primero de ellos es que del tandem formado por George Romero como director y Stephen King como guionista, no puede salir nada malo. El segundo es que la película se basa en los comics de terror que la E.C. publicaba allá por los años 50 bajo los títulos de Tales fom the crypt, The vault of horror y The haunt of fear, que han sido reeditados en nuestro país por Planeta en su biblioteca Grandes del comic y que deberían formar parte de los indispensables de cualquier comicteca. Otro motivo es que te reirás y pasarás miedo a partes iguales, y es que se le coge cariño a todos los personajes, vivos o muertos, humanos o bestias (bueno, hay dos a los que quizás no les tengas mucho aprecio).
La película, al igual que los comics, se basa en historias cortas de terror, con un amplio abanico de temas de lo sobrenatural (muertos vivientes, meteoritos espaciales, hombres bestia, cucarachas...) y que abarcan un total de cinco historias, aparte de una pequeña trama adicional que hila el resto de historias.
La película empieza con Billy, un niño regañado por su padre por leer Creepshow, una revista de terror. Tras tirarla a la basura, vemos como el viento pasa las páginas y nos van contando las historias. No me detendré a hablar de todas, porque sería extenderse demasiado.
El apartado visual es muy estilo comic, con exageraciones en las actuaciones, colores que llenan el fondo de pantalla e incluso onomatopeyas.

¿Alguien me puede decir qué coño soy?
George Romero y Stephen King se conocieron hacía tiempo, y decidieron llevar a cabo un proyecto juntos. Ese proyecto fue Creepshow, resultado de una manera poco común de hacer cine, y es divirtiéndose mucho y dando lo que ellos querían ver en pantalla. Al director no le hace falta presentación, de todos es conocido por su versión del cine de zombies que revolucionó el panorama del terror y que hizo que mucha gente escuchara el trailer radiofónico y lo tomara como una noticia verídica (al igual que pasó con La guerra de los mundos). Aparte de sus queridos zombies y de la que nos ocupa, ha hecho otras películas como Knightriders, La mitad oscura o Tales from the darkside.
De Stephen King tampoco hace falta que diga mucho. Que ha ganado millones con sus libros, situándolos entre los más vendidos y que los directores casi se pelean por adaptarlas a la panalla grande es algo de sobra conocido por todos.
En el apartado de Reparto no he puesto a nadie, puesto que sería injusto elegir 3 sobre el resto. Plagado de grandes actores de la talla de Tom Atkins, Viveca Lindfors, Ed Harris, Ted Danson, Leslie Nielsen, Hal Holbrook, Fritz Weaver, Adrienne Barbeau o E.G. Marshall e incluso con apariciones del propio King o del genio de los higadillos Tom Savini.
En 1987 se realizó una secuela, esta vez con Romero en el giuón en vez de en la dirección y basado en unas historias de Stephen King. Se está poniendo ya a punto la tercera entrega de la saga, sin ninguno de los co-creadores en ninguna de las tareas. El éxito aún está por verse, pero un vistazo habrá que echarle, seguro.

2.9.06

Un hombre lobo americano en Londres


Título original: An American werewolf in London (1981)
Director: John Landis
Reparto:
David Naughton............David Kessler
Jenny Agutter...............Alex Price
Griffin Dune...................Jack Goodman

Si en el anterior post hablamos de hombres lobo, aquí haremos lo propio con su principal competidor. Bueno, aquí sólo es uno, que además el pobre se encuentra solo en un país que no es el suyo y con una maldición que no buscaba. Como bien dijo Travis, ésta, la anterior y En compañía de lobos son los 3 grandes clásicos modernos referentes a licántropos. Y es que no es para menos. Sólo la transformación de dos minutos y medio del protagonista a lobo, merece la pena de visionar toda la película y también merece el Óscar de la academia al mejor maquillaje. Y es que, como ya he dicho hasta la saciedad, Rick Baker es Rick Baker.
Esto no es como las películas de ahora, que con la tecnología se ha perdido el auténtico sabor del cine de terror, y en las que una transformación se basa en un cutre morfing de apenas 3 segundos. Aquí se tomaban su tiempo, deleitándose y deleitándonos con cada detalles del cambio. Y no tienen miedo de que la escena resulte algo larga, porque es algo que no notaremos del disfrute que tendremos encima. Ni siquiera en la excelente Dog Soldiers se paran unos minutos en hacer crecer orejas, hociso, uñas, patas... Una lástima.
Si alguna vez decides hacer una excursión por los páramos de Inglaterra y entras en un pub llamado La oveja degollada, haz caso de lo que te digan. De lo contrario, te podría pasar lo que a los dos aventureros del film: No os alejeis del camino y cuidado con la luna llena. Pero claro, son jóvenes y por lo tanto inconscientes, así que hacen caso omiso y se internan en los páramos, donde una bestia los ataca matando a uno e hiriendo al otro, para descubrir posteriormente que ha sido marcado por la maldición del hombre lobo y que deberá convertirse en uno de ellos en cada noche de luna llena.


Que no, que no me gusta este disfraz de Halloween.

A duras penas se aprende la lección, así que su amigo Jack volverá de entre los muertos a modo de zombie para guiarle en lo que tiene que hacer: matarse para no asesinar más gente. Y en esto radica uno de los grandes puntos de la película, porque no nos encontramos con un típico film de terror, ya que John Landis ha sabido mezclar aquí una buena dosis de humor negro. Escenas como la de David hablando con su amigo podrido y con todas sus víctimas en un cine porno son delirantes.

John Landis, su director y guionista, sólo ha hecho, en opinión del que escribe esto, dos trabajos destacables a lo largo de su carrera. Uno es este film. El otro es el videoclip de Thriller, considerado por muchos (yo entre ellos) el mejor videoclip de la historia de la música y que nos causó pesadillas de pequeños en aquellos pases del programa Tocata. Para ello volvió a contar con Rick Baker. Y hasta aquí lo bueno. Todo lo demás es perfectamente prescindible. bodrios como Superdetective en Hollywood 3, Óscar o la soporífera Sangre Fresca (juro que la he intentado ver 3 veces, pero me he dormido las 3) son datos de su curriculum como para encerrarlo y no dejarlo salir hasta que no prometa retirarse del cine. Ni siquiera su capítulo de la serie Masters of Horror le devolvió al podio que ganó con este su gran film, y en el que además se tuvo que autocitar para que a la gente le sonara quién era él.

De los protagonistas, nada destacable. De la película se hizo una secuela, esta vez en París, que resultó bastante aceptable y que tocaba varios puntos en común con la original. Además tiene una transformación que si bien no es muy larga ni detallada, sí que es de una calidad excelente. Yo todavía sigo esperando a que hagan Un hombre lobo americano en París, y ver cómo un licántropo se mueve por los jardines del Buen Retiro, la plaza Mayor o la estación de Metro de Sol (aunque con tantas obras en la ciudad, el pobre acabaría en alguna zanja olvidado de la mano de Dios).

Si quereis un consejo, comprad el DVD, con unos extras bastante jugosos sobre los FXs. Aquí os dejo con la transformación, para que os deleiteis y para que hagais comparaciones con la de Aullidos. Salud.