12.1.08

House: una casa alucinante.



Título original: House(1986)
Director: Steve Miner
Intérpretes:
William Katt.............Roger Cobb
George Wendt.............Harold Gorton
Richard Moll.............Big Ben

Alguien dijo alguna vez que el humor es hermano del horror. Y es cierto. La línea que separa el horror del humor, lo sobrenatural de la carcajada o lo terrorífico de lo hilarante a veces es tan fina que tienden a confundirse ambos géneros. Bien es sabido que hay películas que utilizan el terror para contarnos una comedia o una comedia para contarnos algo horrible. Hay casos en que la intención era crear algo que te hiciera cagarte encima y lo que consiguen es que te mees (perdón por la escatología). Si pudiéramos observar una gráfica de la fusión de estos géneros en una película, la línea dibujada vendría a ser algo así como una raya serpenteante. Pero en el caso de House no serpentea, sino que es recta cual vara de institutriz y se pasea por el mismísimo límite que los separa. Escenas que según las interpretes o según el humor del que estés, te parecerán terroríficas o te parecerán desternillantes. No sabes cómo tomarte esos monstruos grotescos que aparecen o alguna que otra situación.
Aún recuerdo la primera vez que la vi de pequéño, con una extraña mueca en la cara de sonrisa congelada o de terror incomprensible.
Roger Cobb es un escritor que pierde a su hijo misteriosamente en la antigua casa de su tía. Años después su tía muere y él hereda, por lo que decide trasladarse allí a escribir un libro sobre sus vivencias en la guerra de Vietnam, que aún le atormentan debido a un compañero tope sádico. Pronro descubrirá que la casa está encantada y, con la ayuda de un vecino cotilla, intentará descubrir qué es lo que pasa allí.



No, no soy Hugh Laurie.

Dirige el embolado Steve Miner, el encargado de las dos primeras secuelas de Viernes 13 o de Halloween: H20, con un guión de Fred Dekker, responsable del pastiche El terror llama a su puerta.

Protagoniza una cara muy conocida de la década, William Katt, al que pudimos ver luciendo permanente en Carrie, de Brian de Palma, y que luego se hizo muy conocido en nuestra infancia gracias al patoso superhéroe de El gran héroe americano, al que unos extraterrestres regalaban un traje con poderes pero sin instrucciones. También pudimos verlo repitiendo personaje en House IV y luego en el remake de Piraña.

La película fue un éxito en su tiempo, quizás algo light para el sigo XXI pero muy conocida en su época y en los videoclubs cogepolvo que tanto nos gustaban. Tanto es así que generó 3 secuelas, a cual más mala que la anterior y que espero que ahí quede y que a nadie se le ocurra hacer uno de esos grandiosos remakes que tanto gustan hoy en día.

La pude ver hace relativamente poco, y a pesar de que el recuerdo era mejor que la película en sí, tampoco me puedo quejar del revisionado. Además que me gusta mucho el malo maloso tipo Eddy de Iron Maiden.



5.1.08

El ente.



Título original: The entity (1981)
Director: Sidney J. Furie
Intérpretes:
Barbara Hershey................Carla Moran
Ron Silver.....................Phil Sneiderman
David Labiosa..................Billy

Ésta es la historia de Carla Moran, una joven tan atractiva que hasta era deseada desde el más allá (Y no hablo de Móstoles). Sí señores, como lo escuchan. Una de esas películas, que sin darlas en Antena 3 en la sobremesa, también está basada supuestamente en hechos reales. Y es que no todas las películas de este tipo iban a ser de infidelidades, de cambios de cunas en el hospital o de malas malísimas por la noche y que por el día son el modelo del barrio de lujo donde vive. También hay películas basadas en hechos reales que nos hablan de historias paranormales, que puede que ocurran más a menudo de lo que nos creemos, pero que no se trasladan a la pantalla grande por uno u otro motivo. Siempre es mejor contar historias de lo solidarios que somos todos.
Y dejando a parte el hecho de la realidad o no de los hechos en los que se basa el film, decir que nos encontramos ante una película entretenida, inquietante, bien contada y que, a quien más a quién menos, hace estremecerse (conozco a una chica que le impactó tanto la película que un día, estando en casa, sintió un terremoto y pensó que unos espíritus querían violarla). Y es que de eso trata.
Carla es una ama de casa que lucha por sacar adelante a su familia sin la ayuda de un padre y que un día empieza a sufrir una especie de ataques y violaciones por un ente o entes invisibles que se repiten prácticamente todas las noches. No importa que trate de buscar ayuda en lo personal o en lo profesional. Nada se podrá hacer para evitar esos ataques.



Eso me pasa por querer arreglar yo la lámpara.

La película pasó casi inmediatamente a formar parte del mejor cine de terror. Y parte de culpa la tienen los FXs, que prácticamente ni hoy día los ves mejores. Impresionante el magreo de tetas.

Los tópicos del cine de esta época no aparecen (sexo adolescente, juergas, desnudos porque sí...) y es que aparte de ser hechos reales (que no es obstáculo para incluirlos como han hecho más de uno) se acerca más al cine de los 70 que al de los 80.

Un repaso rápido al equipo técnico: Dirige Sidney Furie, responsable de la horrible Superman IV y en los papeles principales tenemos a Barbara Hershey (nada reseñable) y a Ron Silver (el malo maloso de la "genial" Timecop).

No llega a hacer que te acojones de miedo, pero sí a inquietar, sobre todo si eres mujer, ya que un hombre se presta menos a ser violado, aunque la perspectiva de ser sodomizado por unos espíritus tampoco es que sea menos inquietante o acojonante.



3.1.08

Dolls


Título original: Dolls (1987)
Director: Stuart Gordon
Intérpretes:
Ian Patrick Williams....................David Bower
Carolyn Purdy-Gordon...............Rosemary Bower
Carrie Lorraine.............................Judy Bower

Uno de los mayores miedos de mucha gente ha sido, es y será los muñecos. Creo que todos nos hemos topado alguna vez con algún muñeco de esos que te dan ganas de esconder en un armario, sobre todo esas odiosas muñecas de porcelana que nuestras madres se empeñan en decir que son tan monos pero que tú destrozarías con tus manos desnudas. Jugando con esa ventaja, Stuart Gordon se decide a hacer una película que va de eso, de muñecos. Muchos muñecos. Y no muñecos cantarines con mucha felicidad de transfondo y un pequeño niño huérfano que acaba descubriendo el verdadero sentido de la navidad o gilichorradas del estilo. No, una película de terror con muñecos asesinos que como te pillen un poco de ojeriza vas listo, créeme.
Resulta que un matrimonio de simpáticos formado por mi profesor de Gramática de la facultad y su esposa cancerígena van de viaje con la hija, a la que tratan como que bastante mal. En una de esas típicas tormentas que no te dejan seguir camino, deciden pasar la noche en una casa que encuentran, habitada por dos viejecitos que se dedican a construir muñecos. A la casa también llegarán dos punkarras chorizas y un 2º hombre bonachón y con corazón de niño.
Ésta es la excusa argumental para reunir a un puñado de subnormales y dar buena cuenta de ellos. Bueno, menos de los que son buena persona, que vienen a ser el bonachón y la niña.



¿Un mondadientes, señor?

Stuart Gordon quizás sea más conocido por su película de Re-Animator, adaptación de una serie de relatos de Lovecraft, escritor al que parece aficcionado junto a Poe, como demuestra con otras películas suyas como Dagon, El pozo y el péndulo o sus capítulos Dreams in the witch house y The black cat para la serie Masters of horror. También se conoce su asociación con el para mí mediocre Brian Yuzna, encargado de producir sus pelis e incluso de dirigir alguna secuela. Un producto de los 80, vamos.

El reparto no es destacable en sí. Caras que desfilan de una serie a otra o por películas de bajo presupuesto que vagamente te pueden llegar a sonarte. Cabe destacar que la pequeña Carrie Lorraine fue nominada por su papel en uno de esos tantos festivales que existen, aunque también hay que decir que se quedó con las ganas.

Quizás lo más destacable del film son los efectos especiales, bastante buenos para la época, aunque a veces te dejan con la sensación de no saber si es una persona disfrazada o un muñeco con stop motion. O ambos mezclados, que tampoco sería raro. Los "muñecos con sorpresa" campan a sus anchas haciendo cuantas putadas les entre en la cabeza, que no son pocas.

Sin ser la releche como película de terror o como película a secas, tampoco es un producto detestable, que se deja ver bastante bien. Para pasar una tarde entretenido si estás solo o para echarte unas risas si estás en compañía. Adelante con ella.