7.3.07

La niebla

Título original: The fog (1980)
Director: John Carpenter
Intérpretes:
Adrienne Barbeau.............Stevie Wayne
Jamie Lee Curtis...............Elizabeth Solley
Janet Leigh........................Kathy Williams

Era difícil superar Halloween, Carpenter lo sabía, pero aún así un gran director no se achanta a la hora de realizar su siguiente largometraje. Por desgracia, la época fue dura, y tras sufrir odiosas comparaciones con la peli del señor Myers, hubieron de pasar bastantes años para que este film pudiera ocupar su justo lugar. Y es que La niebla lo tiene todo para convertirse en una gran peli de terror: suspense, intriga, escenas de morderse las uñas, unos sobrenaturales asesinos...
100 años después de la fundación de Antonoio Bay, los lugareños se preparan para la celebración del centenario de su pueblo. Un barquito que se encuentra por la noche en alta mar es invadido de pronto por una misteriosa niebla que oculta un grupo de personajes que no tendrán reparo alguno en acabar con toda la tripulación. Poco a poco, la niebla se irá acercando al pueblo con un secreto que sólo la sangre podrá borrar.

No, no son Mocedades.

El argumento me parece muy original, en serio. Una niebla que transporta unos seres de los que no se distingue rasgo alguno salvo unos ojos blancos me parece algo inquietante y acojonante. De hecho, Carpenter demuestra de nuevo cómo crear una tensión de campeonato sin necesidad de acudir a una subida progresiva de la banda sonora. Y hablando de la banda sonora, destacar también que es cojonuda y que le va como anillo al dedo, obra también del maestro Carpenter.
Trío femenino para protagonizar la peli: Adrienne Barbeau, estrella de numerosas pelis de terror (a mí no se me va de la cabeza el genial y odioso papel que borda en Creepshow), Jamie Lee Curtis, de la que no me extenderé puesto que ya hablé de ella en La noche de halloween, y Janet Leigh, madre de esta última y grandísima actriz con una larga carrera a sus espaldas (quién no recuerda su papel de Marion Crane en Psicosis). Del maestro Carpenter tampoco hace falta decir nada, más que nada porque sería repetirme con más de lo mismo.
Hace poco se hizo un más que lamentable remake con la cara bonita de turno para aderezar el interés adolescente con su joven Superman. Un consejo: Aléjate de ella todo lo que puedas para además acercarte al film original.
Una escena para recordar: cuando Tom Atkins y Jamie Lee Curtis están en la cama después del kiki y uno de los fantasmas llama a la puerta, con esa imagen del bicho tras la cristalera envuelto con su típica niebla. Me encantó.


3 comentarios:

SisterBoy dijo...

Posiblemente una de las peliculas con más sustos que se hayan hecho. O eso es lo que más recuerdo de ella, eso y los fantasmas claro, un acierto esa manera tan elegante de mostrarlos

Rafael P. dijo...

Carpenter tiene una elegancia nata a la hora de asustar. Un maestro.

SisterBoy dijo...

Se acerca el momento de tu actualización mensual :)