21.1.07

Posesión infernal


Título original: The Evil Dead (1981)
Director: Sam Raimi
Intérpretes:
Bruce Campbell..................Ashley "Ash" Williams
Ellen Sandweiss..................Cheryl
Hal Delrich..........................Scott

La prueba de que con poco dinero y muchas ganas de pasárselo bien se puede hacer una película que logre convertirse en un fil de culto la tenemos delante. Posesión Infernal no sólo se hizo como un entretenimiento entre colegas y con unos pocos miles de dólares, sino que enseguida se colocó entre uno de los mejores films de terror de todos los tiempos, lo que originó dos secuelas y un remake al que ya le queda poco para su puesta a punto (temblad, malditos). Y es que está demostrado que cuantos menos medios se tienen para hacer una película, más imaginación se le echa para resolver lops impedimentos y mejor resultado acaba dando. En una época en que los ordenadores hacen prácticamente todo el trabajo del maquillaje o de los FXs, da gusto sentarse delante del televisor a revisionar viejos clásicos de los FXs.
Recuerdo cuando era pequeño y veía el mítico programa de Noche de Lobos. Al final de cada programa, daban un avance de la película de la semana siguiente y le tocó el turno a Posesión Infernal, donde pusieron la escena de la mujer atrapada en el sótano dando golpes en la trampilla. Acojonadísimo me quedé. A la semana siguiente yo estaba sentado en el sofá, esperando a que empezara la película sin acordarme ya de cuál echaban, cuando en el resumen del principio me ponen la misma escena. Apagué el televisor y me fui a la cama. Tuvieron que pasar algunos años para que por fin me atreviera a ver y a disfrutar esta película.
En ella, un grupo de jóvenes va a una cabaña en el bosque a pasar unos días. En el sótano descubren un libro forrado con piel humana y escrito con sangre y una cinta con hechizos para despertar "algo". Ya sabemos cómo son los jóvenes de irresponsables, así que ponen la cinta y pasa lo que tiene que pasar.


¡Rafa, he vuelto a por ti!

El actor Bruce Campbell se convirtió en un nuevo Dios para los jóvenes (aunque más por sus continuaciones que por esta película en sí), mito que perdura aún hoy día. Su fama es tal que hasta se está rodando una peli en la que Bruce Campbell hace de Bruce Campbell y unos pueblerinos lo necesitan para luchar contra un demonio que hay en su pueblo, pensando que él es "Ash". Aparte de ésta y sus secuelas, ha hecho otros films mencionables, como The Man with the screaming brain o Bubba Ho-Tep, de la que se prepara su secuela: Bubba Nosferatu. Además, es uno de los actores fetiches de Sam Raimi, y se le puede ver haciendo cameos en casi todas sus películas.

Sam Raimi, otro que con sólo unas pocas películas destacables (porque otras son para matarlo, como Rápida y mortal) ya se ha convertido en uno de los grandes de Hollywood. Su fama le llegó con ésta y con sus secuelas. Flirteó con el mundo de los superhéroes en la entretenida Darkman, donde en vez de hacer una adaptación, prefirió inventarse un superhéroe. Pero su gran oportunidad le llegó con Spiderman, película que pulverizó todos los records imaginables de taquilla hasta la fecha. Sus dos secuelas también llevan su firma, y es de suponer que la seguirá llevando en caso de que la franquicia aumente. Además, siempre presta su coche para que lo destrocen en todas sus películas.

Como he dicho, la película tuvo dos secuelas: Terroríficamente muertos (para matar al traductor), que se podría considerar mejor como un remake de la anterior aunque con algo más de humor negro, y El ejército de las tinieblas, una suerte de Furia de Titanes de los años 90. Para mí, la mejor de todas es la primera, con escenas realmente terroríficas o de un yuyu de muerte, como la que le clavan a una un lapicero en el tobillo (qué dentera, por Dios) o aquella en la que aparece de repente la novia de Ash sentada en camisón en el pasillo y con cara de loca (¡Bicho, bicho!).

La peli tiene aire cutre, con unos FXs y un gore que no son una maravilla y que pegan un cantazo enorme en la mayoría del metraje, pero ahí es donde radica el encanto. Creo que todos hemos querido tener marionetas y guarradas de ésas para llenarlas de sangre, darles golpes o hachazos y pasárnoslo teta, que es lo que de verdad importa.

Por cierto, y para acojonaros un poco (que de eso va este blog). Se nos ha amenazado conque en el remake de la peli, el papel de Ash será interpretado por Ashton Kutcher. Avisados quedais.

Ah, y por último, como dato o anécdota, se dice que en la parte final, cuando Ash grita porque algo diabólico se le echa encima al salir de la cabaña, el grito que pega es real. Y con real no me refiero a interpretado, sino que gritó de verdad. Sam Raimi, para rodar ese plano, se montó en una moto cámara al hombro, y cuando Ash salió, lo atropelló. Ten amigos para esto.

6 comentarios:

SisterBoy dijo...

Yo ví esta pelicula en 1983 ó 1984 y en el cine así que me figuro que tuvo que ser un estreno (en aquella época los estrenos llegaban bastante más tarde que ahora). Yo debía tener 14 años y fue una de las experiencias más impresionantes de mi vida cinéfila. Recientemente volví a verla y la verdad es que es cierto que los FX cantan un poco pero en aquellos días fueron una absoluta novedad, nunca se había visto algo así.

Las secuelas no me gustan demasiado, creo que dejaron de tomarse la cosa en serio pero bueno para mí ésta pelicula siempre será una de las diez más grandes del sub género gore.

Rafael P. dijo...

Opino lo mismo que tú. Quizás ahora pierda en un revisionado, o alguien que la vea hoy por primera vez pensará que es muy mala, pero la sensación de verla por aquellos entonces no nos la puede quitar nadie.

Doc Moriarty dijo...

Mi favorita es El ejército de las Tinieblas, donde Raimi daba rienda suelta a todo su frikismo harryhauseriano.

SisterBoy dijo...

ejem

Paquito Amores dijo...

Aún recuerdo ese sábado por la noche esperando el estreno de terror del Video Comunitario de la barriada y como tras ver Posesión Infernal me tiré una semana con la sonrisilla de oreja a oreja como un tonto recordando lo que había visto esa noche y que tanto me marcó

Rafael P. dijo...

Es que el vídeo comunitario era mejor que el TDT, el digital o toda la mierda ésa de ahora.