12.8.06

Critters


Título original: Critters (1988)
Director: Stephen Herek
Reparto:
Dee Wallace-Stone........Helen Brown
M. Emmet Walsh...........Harv
Bylly Green Bush.........Jay Brown

A estas alturas de la vida, creo que todos habremos visto la película Critters. Al menos todos los que crecimos por aquella época devorando toda la basura de serie B que nos llegaba a los videoclubs. Y digo basura en el tono más cariñoso posible, puesto que estas "basuras" de videoclub nos hacían disfrutar las más de las veces muchísimo más que las superproducciones de Hollywood. Se podría decir que Critters nació a la sombra de la deliciosa Gremlins, del realizador Joe Dante y que además derivó en otras producciones de serie B (o de serie Z) de un valor inferior y que nos dejó rarezas poco conocidas como Munchies o Ghoulies (aunque puede que esta última sólo fuera coincidencia, son del mismo año). EL caso es que era la época del cine de criaturitas con mala leche, donde se pudiera mezclar el horror con el humor y crear un producto medio familiar que pudiera atraer a todo tipo de gente a los cines. Pero había que innovar. No bastaba con crear unas criaturas graciosas. Se necesitaba algo más. Y Critters lo tiene.
Todo empieza cuando una nave espacial transporta a ocho critters (2 habían muerto) como prisioneros y como las criaturas más feroces que puedan existir en la galaxia (¿No os recuerda esto al comienzo de Lilo & Stitch, de la Disney?). Como suele ocurrir en este tipo de casos, los bichos escapan y aterrizan en la tierra, dispuestos a desencadenar un pre-apocalipsis. Por suerte (o por desgracia, vete a saber) dos cazarrecompensas sin escrúpulos, van tras su pista para poder detenerlos o exterminarlos, lo primero que ocurra.


Tu cara me suena, ¿nos conocemos?

Los cazarrecompensas, para más inri, son capaces de cambiar su aspecto por el de la persona que quieran y uno de ellos decide hacerlo por el de una famosa estrella del rock. Pinta cutre, ¿a que sí? Y probablemente lo sea, pero ahí está su encanto: criaturas con mucha leche, que por si fuera poco con capaces de enroscarse y rodar o de lanzar púas enormes que se clavan y te dejan como Ortega Cano en una boda; cazarrecompensas multiformes de los que uno de ellos es incapaz de elegir un rostro que le guste y se pasa todo el metraje cambiando de cara; una típica y tópica familia media americana con un hijo pequeño pirotécnico al que le encanta crear petardos caseros; tiros, explosiones, buenos efectos especiales, critters que se hacen gigantes al comer gallinas, humor, terror, tensión...y más.

El responsable de todo esto es Stephen Herek, debutante aquí y que haría otras películas conocidas como Los 3 mosqueteros, Rock star, 101 Dálmatas o Siete días y una vida entre otras, aunque quizás la más destacable y menos conocida (aparte de Critters, claro) sea la comedia No le digas a mamá que la canguro ha muerto. En el reparto podemos encontrar pocas caras conocidas, exceptuando, claro está, a Dee Wallace Stone, unas de las reinas del grito ya en su época baja, y que antes de ser La madre de E.T. para todo el mundo, actuó en otras películas de terror de renombre como Aullidos, Cujo o Las colinas tienen ojos, de Wes Craven.

De la película se pueden extraer grandes escenas de las que perduran y que nos harán esbozar una sonrisa (o soltar una carcajada, según sea tu sentido del humor), como la de uno de los critters poniéndose chulo con un E.T de juguete (rima fácil), otro de ellos en llama que rueda hasta el water para apagarse pero sobre todas ellas la de estos tíos no tienen armas, que no voy a contar, pero que si has visto la película, la recordarás a la perfección.

Debido al éxito cosechado, se hicieron hasta 3 secuelas, a cual peor: Critters 2 (de la que lo único que destaca es cuando el cazarrecompensas indeciso se transforma en playmate en una escena de desnudo gratuito y el hecho de que fue dirigida por Mick Garris), Critters 3 (película debut de Leonardo DiCaprio, donde demostraba lo mal actor que llegaría a ser) y Critters 4 (esta sucede en una nave espacial y creo recordar que bastantes años en el futuro. Además fue lanzada a vídeo directamente). En todas ellas, el único personaje fijo sería Charlie, el tontorrón del pueblo y ahora megaexperto en critters (sic).

Oh, y ya que hablaba en la película anterior de un final como a mí me gusta, en esta también hay final de esos, que además dejaba la puerta abierta para secuelas (Y que me recordaba a uno de una de las mejores historias que he leído de Alpha Flight).

Sólo como apunte: ¿sabeis lo difícil que es encontrar una maldita imagen o un trailer de la película? Probad y vereis. He conseguido algo de milagro. Poco es, pero menos da una piedra.


4 comentarios:

Doc Moriarty dijo...

Como ya dije, es la primera peli que alquilé en un videoclub, y por tanto es parte de mi biografía.

Qué bien me lo pasé con esos bichejos hijosdeputa (como una versión Collin Farrell de los Gremlins), con el no tienen armas y con el chavalín protagonistas que era un peligro en potencia con tanto petardo.

Rafael P. dijo...

Yo la disfruté muchísimo también. Y debo reconocer que se me escapó alguna carcajada que otra.

Anónimo dijo...

CONCUERDO CONTIGO! LA MEJOR ESCENA DE CRITTERS 2 ES LA ESCENA DEL DESNUDO DE LA PLAYMATE... AUNQUE ME GUSTARIA SABER COMO SE LLAMABA LA CHICA EN CUESTION

Wannabegafapasta dijo...

Dee Wallace siempre estuvo muy rica (¡ese pelo corto, qué bien le queda, ains!)

¡Muere Billy Zane de forma dolorosa y lenta! ¿Qué más necesita una película para ser elevada a los altares?